Perfil de valores humanos de médicos en formación profesional


Human values profile of physicians in professional training
Sergio Emilio Prieto-Miranda a,b, Mónica Patricia Canales-Gonzálezc, Carlos Alberto Jiménez-Bernardinod, Ramiro Israel Esparza-Péreze, Luz Rebeca Rodríguez-Riveraf

a Departamento de Educación e Investigación en Salud, Hospital General Regional No 46 «Lázaro Cárdenas», Instituto Mexicano del Seguro Social, Guadalajara, Jalisco, México
b Departamento de Terapia Intensiva, Nuevo Hospital Civil de Guadalajara «Juan I. Menchaca», Guadalajara, Jalisco, México
c Departamento de Urgencias, Hospital General Regional No 180, Instituto Mexicano del Seguro Social, Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, México
d Departamento de Medicina Interna, Hospital General Regional No 180, Instituto Mexicano del Seguro Social, Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, México
e Departamento de Medicina Interna, Hospital General Regional No 46 «Lázaro Cárdenas», Instituto Mexicano del Seguro Social, Guadalajara, Jalisco, México
f Departamento de Urgencias, Hospital General Regional No 46 «Lázaro Cárdenas», Instituto Mexicano del Seguro Social, Guadalajara, Jalisco, México

Recibido el 18 Abril 2015; aceptado el 28 Julio 2015

Palabras Clave

Valores humanos. Médicos en formación. Test de Allport.

Keywords

Human values. Physicians in training. Allport test.


Resumen

Introducción: Existen pocos estudios acerca del perfil de valores humanos a través de la medición de los intereses dominantes de la personalidad de médicos en formación, en ellos se encontró que los principales intereses fueron el social y el económico, y sus motivaciones: la moral y la legal.

Objetivo: Se identificó el perfil de valores humanos de médicos en formación de acuerdo con los intereses dominantes de la personalidad.

Método: Estudio descriptivo-transversal. Se incluyó a 187 médicos becarios, 96 (51.3%) hombres y 91 (48.7%) mujeres; 66 (35.3%) médicos de pregrado y 121 (64.7%) de posgrado. La media de edad fue de 25.49 ± 3.4 años. Se aplicó el test de Allport, que evaluó los intereses o motivos básicos de la personalidad con base en 6 categorías: económica, social, teórica, religiosa, estética y política. Cada una se midió en muy alto, alto, promedio, bajo y muy bajo. Se utilizó estadística descriptiva e inferencial.

Resultados: Los intereses en la personalidad que predominaron fueron el «teórico» en «muy alto» (51.3%) y el «religioso» en «muy bajo» (54.5%). Al compararlos por género, en mujeres predominó el interés teórico (62 vs. 34; p = 0.004) y político (11 vs. 3; p = 0.033) en «muy alto» y el interés económico en «alto» en comparación con hombres (27 vs. 12; p = 0.016); en estos predominaron el interés estético en «muy alto» (12 vs. 2; p = 0.008), el interés social en «alto» (17 vs. 7; p = 0.041), y el interés político en categoría «muy bajo» en comparación con mujeres (8 vs. 1; p = 0.020).

Conclusiones: En el perfil de valores humanos los intereses dominantes de la personalidad de médicos en formación predominó la personalidad teórica y el de menor peso fue el interés religioso; se encontraron diferencias por género.


Artículo


Introducción

En México los interesados en estudiar medicina requieren de presentar un examen de selección que habitualmente incluye preguntas sobre su nivel cultural y habilidades cognoscitivas, en especial sobre sus capacidades de razonamiento; que son algunos parámetros que a futuro pueden predecir un buen comportamiento profesional1. Muchos estudiantes de pregrado y posgrado manifiestan niveles de insatisfacción que van desde la deserción y la desmotivación hasta la frustración, y la expresan durante toda su formación. En nuestro medio no existen informes en la literatura que exploren el perfil de los alumnos previo a su ingreso y que puedan augurar su permanencia en la carrera y cumplan además con los requisitos de suficiencia; se señala una deserción promedio anual de un 10%1. Sin embargo, hasta un 42% de la matrícula puede desertar para cambiarse a otra carrera, señalando como uno de sus principales motivos la falta de vocación hacia la medicina2. Al revisar más profundamente los instrumentos de evaluación de ingreso de estos alumnos y las causas de deserción no encontramos evidencias de que se realice alguna evaluación sobre la personalidad del estudiante, como sucede en otros países3.

También, como es conocido, los médicos generales pueden aspirar a realizar estudios de posgrado, para lo cual nuevamente deben presentar un examen de conocimientos4, es el mismo alumno quien puede escoger libremente a qué especialidad ingresar de acuerdo con sus capacidades cognitivas e intereses personales; una vez acreditado el mismo, depende de cada institución que criterios utilizará para aceptarlo, sin ser obligatorio nuevamente la aplicación de pruebas psicométricas o de personalidad, el porcentaje de deserción en este caso puede variar hasta un 20%5.

Por otro lado, los valores humanos constituyen ideales de vida asociados intrínsecamente a la elección de la carrera profesional de una persona. Estos valores humanos constituyen también elementos motivacionales en la toma de decisiones, dan dirección y sentido de vida. Si son claros, consistentes, y si han sido seleccionados apropiadamente permiten vivir de forma satisfactoria y significativa, de lo contrario pueden hacer que la vida de las personas esté llena de problemas y frustraciones. Adicionalmente, desde una perspectiva psicológica, existe una relación muy estrecha entre maduración vocacional y los intereses del alumno; sin embargo, debe reconocerse que los valores tienen un constructo más amplio, ya que un valor puede integrar a su vez varios intereses6. Es importante reconocer que este enfoque de valores tiene una concepción integral, que normalmente se genera desde el ambiente familiar, social, y cultural; donde el fenómeno educativo constituye el medio por el cual el estudiante se forma integralmente, donde sus valores son constitutivos de la ética y le facilitan el autoconocimiento, el autopensamiento, y los hace asumir sus propias responsabilidades6.

A través de este enfoque, en los valores humanos se pueden identificar 6 tipologías de actos humanos o intereses básicos de la personalidad, como son: el teórico, económico, estético, social, político y religioso, que pueden ser interpretados como un estilo muy propio de vida personal7. A cada uno de ellos le corresponden determinados comportamientos y actitudes; en las que a pesar de que existan preferencias tipológicas de unas sobre otras, no se excluyen mutuamente, sino más bien se complementan. Cuando encontramos un valor dominante en alguno de ellos, este mismo configura las manifestaciones de personalidad del estudiante y representa un instrumento de investigación caracterológica, que puede estar asociado o no, con la profesión que uno elige7. Sin embargo, en países donde es obligatorio analizar la personalidad del estudiante previo a su ingreso a la escuela de medicina, encontramos que existen múltiples instrumentos, no está estandarizado ninguno de ellos y, en ocasiones, se requiere de personal especializado para su aplicación3. Por lo anterior, nosotros nos planteamos la siguiente pregunta de investigación: ¿cuálés son los intereses dominantes de la personalidad en estudiantes de medicina en formación? Por lo tanto, el objetivo de nuestro estudio fue evaluar el perfil de valores humanos a través de una prueba psicométrica en un hospital de segundo nivel de concentración de seguridad social.

Método

Se trató de un estudio descriptivo-transversal. Se realizó un muestreo no probabilístico por conveniencia. En el hospital se encontraban adscritos 250 becarios de pregrado y posgrado, se incluyó a un total de 187 (75%) médicos que aceptaron participar y estuvieron disponibles para la aplicación de la prueba, de los cuales 96 (51.3%) fueron hombres y 91 (48.7%) mujeres. El promedio de edad de los participantes fue de 25.4 ± 3.4. Del total, 66 (35.3%) fueron médicos de pregrado y 121 (64.7%) de posgrado, estos últimos estuvieron distribuidos en las siguientes 11 especialidades: Anestesiología, Cirugía General, Epidemiología, Geriatría, Ginecología y Obstetricia, Medicina Interna, Medicina del Trabajo, Nefrología, Pediatría, Urgencias y Urología. A todos los participantes se les aplicó el test de valores de Allport en su versión al español y considerada apta para su aplicación en Hispanoamérica6, 7; al test original se le agregaron 3 preguntas (edad, género y categoría) y se incluyó una explicación más detallada, así como un ejemplo con las opciones o combinaciones de las posibles respuestas, todos los participantes firmaron consentimiento informado. El protocolo fue previamente aceptado por el Comité Local de Investigación y Ética en Salud de la unidad. El test se aplicó durante el horario de sus actividades académicas en el mismo hospital, sin tener un límite de tiempo para la realización del mismo. El responsable de la aplicación y correcto llenado de cada uno de los test fue uno de los investigadores. En la encuesta se presentaron 45 ítems divididos en 2 partes según el documento original7. En la primera parte se presentaron 30 afirmaciones o preguntas con 2 respuestas alternativas, se indicaron sus preferencias personales, se anotaron los números apropiados dentro de las casillas a la derecha de cada pregunta, algunas alternativas podían parecer igualmente atractivas o desagradables; sin embargo, se pidió escoger siempre alguna de ellas. En cada pregunta se obtuvieron 3 puntos, de los cuales se podían repartir de la siguiente manera: 3-0, 0-3, 2-1 o 1-2. En la segunda parte se presentaron 15 situaciones o preguntas; a las cuales le siguieron cuatro actitudes o respuestas posibles clasificándolas en orden de preferencia personal, de mayor a menor y anotaron en la casilla apropiada a la derecha una puntación de 4, 3, 2 o 1. El test en su totalidad fue calificado por uno de los investigadores. Para calificarlo se siguieron las instrucciones según el autor7. Se aseguró que se hubieran respondido todas las preguntas, se sumaron los totales de las columnas, se verificaron los cómputos asegurándose de que la puntuación total de las columnas fuera 240. Para la interpretación se compararon las puntuaciones obtenidas con los siguientes rangos según la descripción original utilizada para estudiantes universitarios de acuerdo al género7.

En el análisis estadístico se calcularon las frecuencias y se realizó una comparación por género y grado académico. Se utilizó la χ2 para la comparación de variables categóricas, y para las cuantitativas t de Student. Se consideró significación estadística un valor de p < 0,05. Se utilizó el programa SPSS® versión 20.

Resultados

La distribución por género fue muy similar en ambos grupos estudiados, sin embargo, hubo un predominio de residentes de posgrado. Las especialidades que más participaron fueron Urgencias, Epidemiología, Geriatría, y Medicina del Trabajo como se muestra en la Figura 1.

Figura 1. Especialidades del perfil de valores humanos de médicos en formación profesional.

Figura 1.

Se encontró dentro del perfil de valores que los intereses o motivos básicos de la personalidad que más predominaron fue el teórico con categoría de «muy alto» (51.3%) y el religioso con categoría de «muy bajo» (54.5%); en los motivos o intereses económico, político, social y estético predominó la categoría de «promedio». En la Figura 2 se muestran la frecuencia y el porcentaje de los intereses o motivos básicos en la personalidad de todo el grupo estudiado.

Figura 2. Frecuencia del perfil de valores humanos de médicos en formación profesional.

Figura 2.

Al realizar el análisis por género encontramos que en el sexo femenino predominó el interés teórico (62 contra 34, p = 0.004) y político (11 contra 3, p = 0.033) con categorías de «muy alto» en comparación con el sexo masculino, así como el interés económico en la categoría «alto» en comparación con el sexo masculino (27 contra 12, p = 0.016). En el sexo masculino predominó el interés estético en la categoría «muy alto» (12 contra 2, p = 0.008), el interés social en la categoría «alto» (17 contra 7, p = 0.041), y el interés político en la categoría «muy bajo» en comparación con el sexo femenino (8 contra 1, p = 0.020). En el resto de los intereses no encontramos diferencias significativas. En la Tabla 1 se muestra la frecuencia por género de los intereses o motivos básicos en la personalidad.

Tabla 1. Frecuencia por género del perfil de valores humanos de médicos en formación profesional

Tabla 1.

Al realizar el análisis por nivel académico entre los médicos de pregrado y posgrado no encontramos diferencias entre los intereses básicos en la personalidad, tampoco al comparar los resultados entre las diferentes especialidades. En la Tabla 2 se muestra la frecuencia por nivel académico de los intereses o motivos básicos en la personalidad.

Tabla 2. Frecuencia por nivel académico del perfil de valores humanos de médicos en formación profesional

Tabla 2.

Discusión

Este es el primer estudio en el occidente de México donde evaluamos el perfil de valores humanos de médicos en formación en un hospital de concentración de segundo nivel de Seguridad Social. Nosotros encontramos que predominó el interés teórico, que tiene como meta principal el conocimiento, este es compatible con la profesión médica, bajo la consideración de que un buen médico es aquel cuya competencia científico-técnica le permite conseguir de manera relativamente constante una buena eficacia clínica, es decir, buenos resultados preventivos, diagnósticos y terapéuticos8. El interés religioso que tiene como meta principal el acceso a la divinidad fue el que se presentó con menor frecuencia y no es considerado como un interés característico de la profesión médica.

Existen diversos estudios sobre los tipos de personalidad y las actitudes en el personal de la salud9, 10, 11, 12, 13, 14 pero cada uno difiere del nuestro en diferentes contextos; uno de ellos es que ninguno utilizó el test de Allport, por lo tanto, las variables que se midieron fueron distintas y por ello es difícil de extrapolar sus resultados al nuestro, la población de estudio de estos reportes también fue distinta, al igual que los ámbitos de su realización. Otra diferencia importante con nuestros resultados es que algunos de los estudios previamente publicados13, 14 se realizaron en el contexto de la orientación vocacional, ya que se ha demostrado que este tipo de evaluaciones mejoran la predicción de variables con esta implicación, como es la elección de carrera, el rendimiento académico y la satisfacción con el empleo.

En un estudio realizado11 sobre actitudes de docentes hacia la práctica clínica, sólo se hace mención de las tendencias positivas o negativas de cada una de las actitudes sin especificar cuál de ellas predominó en el personal de la salud, y concluye que al evaluar el componente cognitivo, un alto porcentaje del personal mostró actitudes globalmente positivas, lo cual resulta similar a los resultados encontrados en el presente trabajo. En otro reporte10 se evaluaron las motivaciones y los intereses mediante la aplicación de la encuesta de Zavic al personal de enfermería, administrativo y médicos en general; encontraron que los intereses de menor peso fueron el político y el religioso, lo cual también resulta similar a nuestro estudio.

En lo que respecta al resto de intereses en la personalidad encontramos el social con puntuación o categoría promedio, en contraste con un estudio sobre actitudes11, donde concluyen que un alto porcentaje de su población estudiada mostró actitudes globalmente positivas al proceso de comunicación en el componente afectivo, sin embargo, similar en lo relacionado al componente conductual donde se evidenció una tendencia negativa; en nuestro estudio, el componente afectivo y el conductual pueden ser englobados en el interés social. Resultados similares se encontraron en otro estudio12, en el cual se evaluaron las actitudes de residentes de posgrado hacia la relación médico-paciente y que concluye que la mayor parte de los residentes caen dentro de una actitud de tipo regular.

Un estudio13 sobre características de la personalidad de estudiantes de medicina utilizó un modelo de 5 factores de la personalidad que incluía: amabilidad, extraversión, apertura a la experiencia, responsabilidad e inestabilidad emocional; encontró mayor frecuencia en el factor «amabilidad», el cual se definió como un individuo altruista, considerado, confiado y solidario (interés social en nuestro estudio), esto difiere de nuestros resultados, en el cual el interés social lo encontramos en categoría promedio. En el mismo, no se midió como tal el «interés teórico», pero guarda cierta similitud con el factor «responsable o consciente» definido como un individuo con altos valores de responsabilidad, confiabilidad, puntualidad y escrupulosidad, el cual encontraron con calificaciones en el nivel «promedio», a diferencia de nuestro estudio, donde fue el interés predominante.

Los intereses económico, estético y político los encontramos en categoría promedio; estos intereses tienen como meta principal la acumulación de bienes, la producción de belleza y el poseer poder respectivamente, las cuales no son características de la profesión médica. En el estudio de Bermejo-Guevara et al.10 se encontró como uno de los principales intereses el económico, únicamente después del social, y al político como uno de los intereses de menor peso, siendo mayor que el religioso, lo cual es similar a lo encontrado en nuestro estudio ya que ninguno de ellos predominó. En lo que respecta al interés estético, no se encontró que fuese medido en ninguno de los estudios previamente publicados.

Nosotros encontramos diferencias significativas al hacer la comparación por género; en el femenino predominó el interés teórico y el resto de los intereses presentó una variación de femenino a masculino. Por el momento desconocemos qué implicaciones pueda tener esta variación, sin embargo, resulta novedoso, ya que en la mayoría de estudios no se realizó la comparación por género, y en otros estudios13 únicamente se menciona que el género es una parte importante de covarianza. En lo que respecta a las especialidades médicas, nosotros no encontramos entre ellas diferencias significativas en los intereses de la personalidad, lo cual es similar a otras publicaciones enfocadas sobre la influencia de la personalidad en la elección de especialidad médica14, donde reportaron que en todas las ocupaciones predominan los individuos con estilos cognitivos racionales, pero varía en el hecho de que en dicho estudio se subdividen los estilos cognitivos en práctico concreto, lógico ingenioso, empático concreto y empático perceptivo, con diferencias entre estos y las diferentes especialidades médicas.

Las fortalezas con las que cuenta este estudio son que fue realizado a una población homogénea, y que no se han realizado estudios similares sobre el tema, así como la comparación por género y nivel académico. Las debilidades son que fue realizado solo en un tiempo y lugar específico, que el instrumento no se utiliza de forma rutinaria para la evaluación de personalidad en estudiantes de medicina, que no se aplicó a otro tipo de profesiones con las cuales se pudiera comparar, además de que hay pocos estudios previos publicados con los cuales reafirmar o contrastar los resultados, así como el diseño del estudio de tipo trasversal.

Conclusiones

En el perfil de valores humanos de acuerdo con sus intereses o motivos básicos de la personalidad de los médicos en formación predominó la personalidad teórica, el de menor frecuencia fue el interés religioso, encontrándose diferencias solo por género. Se desconoce por falta de estudios publicados, el impacto que esto puede ocasionar en la práctica profesional del médico en formación. Será importante la realización de estudios similares con mayor muestra y en otros sitios de la república para delimitar un panorama más amplio y contrastar los resultados observados; de la misma manera, es necesaria la realización de estudios prospectivos tipo cohorte, que nos permitan conocer la evolución de los intereses y motivos de la personalidad del médico en formación y el efecto en su quehacer médico.

Aclaraciones

Contribución:

– SEPM: redacción de manuscrito, análisis metodológico.

– MPCG: aplicación del instrumento, redacción de manuscrito.

– CAJB: análisis estadístico, revisión y redacción de manuscrito.

– RIEP: revisión y redacción de manuscrito.

– LRRR: aplicación del instrumento, redacción del manuscrito.

Responsablidades éticas

Protección de personas y animales. Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos. Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado. Los autores han obtenido el consentimiento informado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Financiamiento
Ninguno.

Conflicto de intereses
Ninguno.

Presentaciones previas
Ninguna.

Agradecimientos
A todos los becarios que aceptaron participar en el estudio.

La revisión por pares es responsabilidad de la Universidad Nacional Autónoma de México.


Autor para correspondencia:
Avenida Lázaro Cárdenas 2063, Colonia Morelos CP 44910, Guadalajara, Jalisco, México. Tel.: +01 33 38100010. sergioprieto08@gmail.com


Bibliografía

  1. Hernández-Mata JR, Hernández-Castro R, Nieto-Caraveo A, Hernández-Sierra JF. Factores de riesgo para la deserción de estudiantes en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), México. Gac Méd Méx. 2005; 141:445-7.
  2. De Vries W, León-Arenas P, Romero-Muñoz JF, Hernández-Saldaña I. ¿Desertores o decepcionados? Distintas causas para abandonar los estudios universitarios. Revista de la Educación Superior. 2011; XL((4), No. 160):29-49. [consultado 11 Jul 2015]. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/pdf/resu/v40n160/v40n160a2.pdf
  3. Ferguson E, James D, Madeley L. Factors associated with success in medical school: Systematic review of the literature. BMJ. 2002; 324(7343):952-7.
  4. Prieto-Miranda SE, Jiménez-Bernardino CA, Jiménez-Bernardino JA, Esparza-Pérez RI. ¿Sirve el examen nacional de residencias médicas de México?. Med Int Mex. 2013; 29(5):.
  5. Richardson-López CV. Y a nuestros residentes ¿quién los cuida?. Bol Med Hosp Infant Mex. 2006; 63(3):.
  6. Bortone Di Muro R. Madurez vocacional y perfil de valores humanos en estudiantes universitarios. Educere. 2009;13(47):971-982 [consultado 11 Julio 2015]. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=35616673009.
  7. Allport GW, Vernon PE, Lindzey GE. Estudio de valores. 2.ª ed. México D.F.: Manual Moderno; 2001. p. 1-3, 5-10, 29-32
  8. El médico perfecto, y el buen médico. En: Núñez-Cortés J.M., del Llano-Señarís J.E., Elliott K., editors. Ser Médico. Los valores de una profesión. 2.ª ed. Madrid: Unión editorial; 2012. p. 69, 70, 111, 127
  9. Galiano-Coronil S, Serrano-del-Rosal R, García-de-Diego JM, Biedma-Velázquez L, Ranchal-Romero J. Attitudes and values of the medical internal residents who have chosen the specialty of family and community medicine: A health model adapted to the new times. Semergen. 2013; 39(1):18-25.
  10. Bermejo-Guevara MA, de la Rosa GV, Bermejo GCL, Montaudon BG. Análisis de las motivaciones e intereses de una unidad médica de tercer nivel mediante la aplicación de la encuesta de Zavic entre la población administrativa, personal de enfermería y médicos. Rev Hosp Jua Mex. 2007; 74(3):154-60.
  11. Berríos AT. Actitud de los docentes del Departamento de Enfermería del Decanato de Ciencias de la Salud de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado Hacia la práctica clínica. Período julio- diciembre 2007. Tesis de Postgrado. UCLA. Biblioteca de Medicina, 2008.
  12. Chavarría-Islas RA, Rodríguez-Ruíz R. Residents of emergency medicine attitude towards patient-physician relationship. Rev CONAMED. 2008; 13(3):13-8.
  13. Lievens F, Coetsier P, de Fruyt F, de Maeseneer J. Medical students’ personality characteristics and academic performance: A five-factor model perspective. Med Educ. 2002; 36(11):1050-6.
  14. Bitran M, Zúñiga D, Lafuente M, Viviani P, Mena B. Influence of personality and learning styles in the choice of medical specialty. Rev Med Chil. 2005; 133(10):1191-9.

Ir al inicio del artículo