La tutoría como proceso que fortalece el desarrollo y crecimiento personal del alumno


Tutoring as a process to strengthen students’ personal development and growth
Elsa Liliana Aguirre Beníteza, Beatriz Roxana Herrera Zamoranob, Ingrid Vargas Huicocheac, Norma Lucila Ramírez Lópezd, Laura Aguilar Vegae, Mónica Beatriz Aburto-Arciniegaf y Rosalinda Guevara-Guzmánf

a Departamento de Embriología, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México, México
b Secretaría General, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México, México
c Departamento de Psiquiatría y Salud Mental, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México, México
d Secretaría de Educación Médica, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México, México e Departamento de Microbiología y Parasitología, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México, México
f División de Investigación, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México, México

Recibido el 23 de noviembre de 2016; aceptado el 31 de enero de 2017

Palabras Clave

Tutoría; Desarrollo y crecimiento personal; Competencias

Keywords

Tutoring; Development and personal growth; Competences


Resumen

Introducción: La interacción que se da entre tutor y tutorado conlleva a la concienciación del estudiante sobre el progreso de sus potencialidades que incide en su desarrollo y crecimiento personal.

Objetivo: Analizar la percepción de los tutores de ciclos básicos del Programa Institucional de Tutorías sobre las actividades que realizan con sus tutorados y si contribuyen al logro del desarrollo y crecimiento personal del alumno, competencia 8 del Plan de Estudios 2010 de la Facultad de Medicina, UNAM.

Método: Se utilizó la metodología cualitativa; las categorías analizadas fueron la formación del tutor, la figura del tutor y la tutoría para el «desarrollo y crecimiento personal».

Resultados: El análisis de las entrevistas indica que el tutor debe tener una formación dentro del campo de las ciencias de la salud y se le identifica como un orientador, facilitador y acompañante para el alumno; de aquí surge la necesidad de realizar una selección de tutores que cumplan con el perfil del Programa Institucional de Tutorías. En cuanto a las actividades de la tutoría que inciden en el crecimiento personal, deben ser estandarizadas y se requiere de una capacitación específica. La escucha activa del tutor se percibió como una herramienta básica para la detección de las necesidades del alumno que requieren ser atendidas.

Conclusiones: Es necesario el apoyo institucional para que los tutores/profesores y alumnos conozcan de manera clara sus funciones y alcances dentro del Plan de Estudios 2010. Este fortalecimiento promovería en el alumno la adquisición de competencias para el ejercicio de la Medicina y en particular, para el abordaje de actividades que, a través del apoyo de tutoría del Programa Institucional de Tutorías, fortalezcan su desarrollo y crecimiento personal.


Abstract

Introduction: Interaction between tutor and students leads to the students being aware of the progress of their potentialities, which influences their development and growth.

Objective: To analyse the perception of Tutors taking part in the basic cycles of the Tutor Institutional Program on their tutorial activities, in order to comply with Competence number 8 of the 2010 Study Plan of the Faculty of Medicine, Autonomous University of UNAM.

Method: Qualitative methodology was used to analyse the following categories: tutor training, the role of the tutor, and tutoring for ‘‘Personal development and growth’’.

Results: It was concluded that tutors must have training within the health care field. Their role was identified as a counsellor and facilitator, a guide, or companion for students, and for this reason there is the need to choose tutors that meet the Tutor Institutional Program competence. Tutorial activities have an influence on personal growth, and need specific training that must be standardised. Listening skill was perceived as a basic tool to detect the student needs that require attention.

Conclusions: Institutional support is essential for the tutors/teachers and students to know their functions and scope within the 2010 Study Plan. This strengthening could encourage the acquiring of student in order to practice Medicine and, in particular, for the approach to activities that, through the tutoring support of Tutor Institutional Program, may strengthen their personal development and growth.



Artículo


Introducción

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a través de la actual Dirección General de Orientación y Atención Educativa, tiene entre sus programas sustantivos el Sistema Institucional de Tutorías, cuyo objetivo es favorecer el desarrollo integral de los estudiantes de bachillerato y licenciatura, por medio de acciones que impacten positivamente en su permanencia, rendimiento y egreso1 como son talleres y cursos orientados a los estudiantes para integrarse y adaptarse a la vida universitaria, mejorar su aprendizaje, autoestima y asertividad, así como para la toma de decisiones que conlleve a elevar la calidad de la formación y la eficiencia terminal.

La tutoría es un proceso fundamental en la formación de los estudiantes universitarios2 durante la cual los tutores pueden identificar necesidades de orientación en los ámbitos educativo, personal, cultural y social que impacten el desempeño académico del alumno, para propiciar su adaptación al ambiente universitario y al proceso de formación médica, así como para motivarlo a que planifique su trayectoria de acuerdo con su vocación, habilidades, intereses y actitudes. En la Facultad de Medicina (FM), la tutoría inicia en el posgrado, orientada a la investigación o a la clínica; posteriormente se implementa otro tipo de tutoría como apoyo académico a los alumnos becados por medio de profesores que fungen como tutores3. El Plan de Desarrollo Institucional4, desde 2012 contempla en el Programa Institucional de Tutorías (PIT) a los alumnos que lo solicitan, con especial atención durante los dos primeros años de la carrera. En la FM, el PIT se presenta al inicio del ciclo escolar; los tutores son académicos que han recibido capacitación y actualización en tutoría mediante cursos, talleres y un diplomado. El tutor presenta al alumno los objetivos del programa y definen en conjunto el plan de acción a seguir, con apoyo del manual del tutor en sesiones semanales de una hora. En el 2015, el PIT ofreció atención a 397 alumnos con la participación de 192 tutores.

En el mismo Plan de Desarrollo del 2015-2019, el rector propone en su programa de apoyo a los alumnos5, el seguimiento, acompañamiento y fortalecimiento de la formación integral de los mismos, para favorecer la permanencia, el buen desempeño, la continuidad y la conclusión satisfactoria de los estudios universitarios5.

La tutoría es responsabilidad de la institución y del docente, pero se reconoce como un derecho del estudiante, quien debe apropiarse de la tutoría como una experiencia de crecimiento personal que, junto con otros apoyos, contribuya a elevar el aprovechamiento escolar en asignaturas de alto índice de reprobación y a disminuir la deserción6. Rodríguez (2004) señala que los rasgos fundamentales del perfil de un acompañante académico son disposición y compromiso para trabajar arduamente con los estudiantes asesorados y, por consiguiente, conocer las necesidades y puntos de oportunidad en las diferentes etapas formativas que tiene el alumno a lo largo de la carrera7.

En el primer año de la carrera universitaria, los estudiantes experimentan la transición del bachillerato, en la que se enfrentan a rupturas diversas y al reto de adaptarse a situaciones nuevas, incluso a la necesidad de ratificar o rectificar decisiones que pueden ser trascendentales en su vida. De hecho, es cuando se presenta la mayor proporción de cambio de carrera o de deserción de los estudiantes8.

En la FM de la UNAM, el Plan de Estudios 20109 está orientado al desarrollo de competencias, que en la educación médica se utilizan para establecer estándares de desempeño que se deben cumplir; por tanto se conceptualizan como los conocimientos, habilidades, actitudes y atributos personales esenciales para la práctica médica. La Facultad busca tomar en consideración el proceso por el que atraviesa el alumno desde su ingreso a la carrera; y, en la competencia número 8 llamada «desarrollo y crecimiento personal», del perfil intermedio I, propone que al concluir los primeros años de la licenciatura, los estudiantes:

«Afronten la incertidumbre de manera reflexiva de modo que desarrollen seguridad, confianza y asertividad en su crecimiento personal y académico».
«Acepten la crítica constructiva de pares y profesores».
«Reconozcan las dificultades, frustraciones y el estrés generados por las demandas de su formación para superarlas».

Los programas académicos de las asignaturas obligatorias del primero y segundo años de la licenciatura de Médico Cirujano de la UNAM, contemplan la competencia de desarrollo y crecimiento personal en un 33 y 63%, respectivamente9. Sin embargo, en la práctica, el alcance de la misma no es sencillo y son pocos los reportes que hablan específicamente del desarrollo de la competencia 8 en las asignaturas de la FM.

Por otro lado, evaluaciones internas del PIT mediante cuestionarios de opción múltiple aplicados a tutores y tutorados, encontraron que este programa sí favorece el desarrollo y crecimiento personal10; aunque es necesaria una evaluación más profunda para conocer en detalle cómo es que esto sucede y la opinión específica de ambos actores como participantes de la tutoría.

Objetivo

Analizar la percepción de los tutores del PIT de ciclos básicos sobre las actividades que contribuyen al logro del desarrollo y crecimiento personal como competencia de egreso del Plan de Estudios 2010 mediante la metodología cualitativa.

Método

Se realizó un estudio de corte cualitativo dividido en dos fases: una primera fase en la cual se realizaron entrevistas focalizadas; y en la segunda, un grupo de discusión.

Fue un muestreo por conveniencia de casos exhaustivos. Los participantes fueron hombres y mujeres, tutores del PIT de la FM de la UNAM en activo durante los ciclos escolares 2013-2014 y 2014-2015, que aceptaron participar voluntariamente en la investigación. La invitación para participar se hizo a través de la coordinación del PIT.

En cuanto a los participantes, se realizaron nueve entrevistas individuales con 7 mujeres y 2 hombres, profesores de asignaturas básicas, que se encontraban entre la cuarta y octava década de la vida, de profesiones afines a la salud (la mayoría médicos), con una experiencia docente de 5-40 años. El grupo de discusión, consistió de 11 asistentes, 6 mujeres y 5 hombres de seis asignaturas básicas con las mismas características que la de los participantes de las entrevistas individuales.

En un primer momento del estudio, se realizaron entrevistas focalizadas11 o semiestructuradas con los participantes. Este tipo de entrevistas permiten investigar a detalle un aspecto en particular, es decir, su función principal es centrar la atención del entrevistado sobre sus conocimientos y experiencia de un tema en concreto, sin limitar sus respuestas, sino más bien, privilegiando la tribuna libre con una mínima intervención del entrevistador, que solo debe buscar que las respuestas del participante giren alrededor de la cuestión de estudio, apoyándose en un guión de entrevista previamente trabajado.

Para la realización de las entrevistas, se construyeron exprofeso, guías de entrevista que se pilotearon para garantizar la comprensión y pertinencia de los temas explorados. Las entrevistas piloto12 tienen la finalidad de poder ubicar dificultades en el abordaje de los temas o categorías establecidos, detectar preguntas detonantes de utilidad, recabar comentarios con relación a una pregunta o un tema en particular, analizar la ausencia de respuestas significativas o resaltar la importancia de algunas de ellas, ganar estrategias y habilidades en la cobertura de los temas clave con la población de estudio, así como, asegurar aspectos logísticos y técnicos, como familiarizarse con el ritmo de la entrevista y con el uso de dispositivos de apoyo (por ejemplo, la grabadora). Para esta investigación, las entrevistas se pilotearon con cuatro tutores, a partir de lo cual se obtuvo la versión final de la entrevista que se aplicó al total de participantes.

Como segunda fase de la investigación, se convocó a un grupo de discusión13. Esta es una de las técnicas grupales de la investigación cualitativa, cuyo objetivo es analizar profundamente un tema o la información ya obtenida, debatirla o verificarla. Las intervenciones del moderador, en este caso, buscan la organización de la información y la comunicación desarrollada para facilitar la discusión, pues el material de análisis es el discurso resultado de las argumentaciones del grupo. El instrumento utilizado en este caso, fue una guía de grupo diseñada a partir de los datos obtenidos y analizados de las entrevistas individuales previamente realizadas. Tanto la guía de entrevista como la guía de grupo, se conformaron por categorías14. Es pertinente señalar que ambas se generaron buscando obtener información que permitiera conocer el perfil académico del tutor (los antecedentes en cuanto a su formación de origen y a la formación específica como docente y como tutor), su conocimiento y percepción del Plan 2010 para la carrera de médico cirujano en la UNAM (aspecto que se consideró relevante pues la competencia que se abordó en esta investigación está inserta en dicho plan de estudios), el conocimiento y percepción de la competencia número 8 del Plan 2010, la forma en que perciben la tutoría atiende aspectos de dicha competencia, y la experiencia (incluyendo las estrategias implementadas) que han tenido ellos, como tutores, cubriendo los aspectos de la competencia 8.

En todo momento, se buscó garantizar el rigor de la investigación, apelando a una validez «auténtica», apoyada en la búsqueda de acuerdo y consenso en la población participante, lo cual hace referencia a criterios como la justicia, inteligencia crítica, acción práctica, apertura y
publicidad15,16.

Consideraciones éticas

Este estudio fue revisado y avalado por la Comisión de Ética de la FM. Se solicitó consentimiento informado por escrito de los participantes y en todo momento se garantizó la confidencialidad de la información obtenida directamente de ellos.

Análisis de los datos

La información transcrita del registro en audio tanto de las entrevistas como de la sesión de grupo se sometió a análisis de contenido, el cual se realizó siguiendo las propuestas de «condensación» y «categorización de significados»14.

Resultados

Con los datos obtenidos de las participaciones individuales y grupales se redefinieron las siguientes categorías:

  • Formación del tutor.
  • Figura del tutor.
  • La tutoría para el ‘‘desarrollo y crecimiento personal’’.

Categoría 1. Formación del tutor

Formación académica.

Se identificó que esta formación se realiza mediante cursos específicos de docencia.

En cuanto a la tutoría, en el grupo de discusión se concluyó
que:

«. . .es indispensable contar con cursos o diplomados que les brinden una base teórica y práctica sobre cómo ejercer la tutoría, ya que el tutor realiza actividades muy particulares. . .».

Es requisito para los tutores haber tomado un curso de inducción, que puede complementarse con los cursos de formación continua y con el diplomado en tutoría que profesionaliza la actividad.

Después de debatir en el grupo, se concluyó que:

«. . .el tutor, cuando es médico, apoya a los alumnos de esta carrera dada la experiencia en situaciones académicas similares y que no es necesario ser médico, ya que el tutor puede contar con una formación de base que esté dentro del campo de las Ciencias de la Salud. . .».

Categoría 2. Figura del tutor

Años de tutor

Los participantes refieren iniciar su labor a la par del inicio del PIT en la Facultad en el 2012; sin embargo, varios de ellos llegan a contar hasta con 15 años como tutores.

Percepción de la figura y acciones del tutor

En el grupo de discusión, se concluyó que la labor del tutor es ser guía, orientador, facilitador y acompañante para el alumno en el proceso de la formación como médico y que sus acciones van más allá de una orientación académica, ya que reconocen que con mucha frecuencia se requiere escuchar, analizar e inclusive, atender problemáticas que rebasan el aula. Además, se externó que, si como tutor no puede dar solución a los requerimientos del tutorado, se canaliza con algún experto en el tema a la «referencia adecuada», y esto se puntualizó como una labor importante de la tutoría:

«. . . camino que hay que recorrer acompañando al estudiante, es un camino a veces tortuoso, pero dentro de ese tortuosidad debe ser un poco más lineal [. . .] se supone que nosotros los tutores debemos de tener un poco más de visión, de información, de experiencia, o incluso de calidad en el sentido de pedir ayuda, de canalizar con otros compañeros si no podemos resolver un problema para el estudiante. . .». (Mujer, 49 años).

Se ubicaron como características del «tutor ideal», ser honesto, ético, y con una convicción de ser tutor; esto es, sin obligación o por ganancia secundaria. La reflexión se orientó a cómo garantizar que esto sea una realidad.

Categoría 3. La tutoría para el desarrollo y crecimiento personal

Conocimiento del Plan de Estudios 2010

Los tutores coinciden en que es un plan de estudios que busca la formación integral, no solo profesional, sino personal9 y reconocen que para la implementación del mismo, los profesores deben cambiar la forma de enseñar y evaluar a sus alumnos ya que son pocos los docentes (tutores o no) que realmente conocen el Plan de Estudios 2010.

En la revisión hecha por Morales y Varela, mencionan que hay dificultades para definir en los programas cómo enseñar y cómo evaluar el desarrollo de las competencias, dejando a los académicos con una responsabilidad incierta para cumplir con su labor educativa17.

Con respecto al conocimiento de la competencia 8 «desarrollo y crecimiento personal» con excepción de dos tutoras, se detectó que se desconocen ya sea la existencia o los atributos de la misma y no se considera en algunos programas académicos como una competencia a desarrollar.

Cabe resaltar que los entrevistados perciben en las tutorías una contribución al «desarrollo y crecimiento personal», pero solo una entrevistada con especialización en psiquiatría, mencionó una estrategia (juego de roles), para lograr cubrir algunos de los componentes de la competencia 8. Si bien dentro de las actividades del tutor para desarrollar esta competencia, se mencionó el «escuchar» (tanto «cara a cara», como empleando la tecnología), no quedó claro cómo es que se promueve esta competencia en los estudiantes, probablemente debido a que se emplean estrategias inespecíficas, que dependen de la necesidad del tutorado, por lo tanto les cuesta trabajo relacionarla directamente con la competencia 8.

Percepción del tutor acerca de cómo toma el alumno la tutoría para el desarrollo y crecimiento personal

Se reconoce que los alumnos no llegan con una idea clara de cuál va a ser el apoyo que el tutor les puede brindar. Los tutorados esperan un experto en las materias de la carrera, que les explique los temas que no comprendieron en clase, que les imparta clases adicionales o les digan qué sí y qué no deben estudiar, con el único objetivo de aprobar exámenes:

«. . . yo creo que cuando llegaron pensaron que era como que llegaba una persona que sabía de todas las materias y se iba a poner con ellos a repasar como en bioquímica el ciclo de Krebs [. . .] llegaban acá y decían: ¿Entonces qué, no vamos hacer un repaso de lo que no entendí
de anatomía? Y no, ¡pues no!. . .Al principio pues sí, creo como que entró un tanto la desilusión. . .». (Mujer, 34 años).

Cuando el tutor aclara las actividades y aspectos que van a trabajar, algunos abandonan la tutoría.

Discusión

Esta investigación es la primera en analizar si la tutoría apoya la formación integral del alumno a través del desarrollo y crecimiento personal (competencia 8 del Plan de Estudios 2010). En la educación médica, el desarrollo personal y profesional se considera relevante para la formación integral de los alumnos, por lo que se busca su integración en el currículo17. Según Bermúdez y Pérez (2005), se atiende a la promoción de una formación integral porque se ha detectado que en la actualidad, el aprendizaje escolar propicia de manera insuficiente el desarrollo personal de los alumnos, por lo que constituye una necesidad de concebir un proceso de aprendizaje en el cual se logre un crecimiento de cada uno y del grupo como sistema en función de los objetivos
del nivel escolar en que se encuentran18.

La Asociación Mexicana de Escuelas y Facultades de Medicina publicó en el 2008 el perfil de competencias del médico general mexicano19, en el que podemos encontrar como símil de la competencia 8 de desarrollo y crecimiento personal al «compromiso consigo mismo» que conlleva el mantener una congruencia entre equilibrio de su vida personal y profesional además de cuidar su propia salud; promoviendo su calidad de vida, desempeñándose armoniosamente en los aspectos personales, familiares, sociales y profesionales, actuando de manera reflexiva y ética19.

En la literatura se ha identificado que los programas formales de tutoría para estudiantes en las escuelas de Medicina surgieron con el objetivo de proporcionar orientación profesional de la carrera, la creación de redes de apoyo profesionales, estimular el interés de los estudiantes en una determinada especialidad médica y fomentar la formación en la investigación para incrementar su competencia profesional20.

Actualmente con el PIT en la Facultad y el PDI 2015-2019 de la UNAM, la tutoría es un recurso que se utiliza como acompañamiento de los alumnos y es más que solo un conjunto de actividades. . . es un proceso de crecimiento personal tanto para el tutor como para el tutorado21.

El grupo de tutores entrevistados opinó acerca de las características del perfil del tutor y concluyó que está orientado a un acompañamiento humanista además del académico, recomiendan que tengan una formación dentro del campo de las Ciencias de la Salud. Aunado a esto, un aspecto relevante es que todo docente que funja como tutor, debe de recibir una capacitación específica para realizar las actividades que se desprenden de este perfil como señala el Sistema Institucional de Tutorías, donde el tutor debe promover que los alumnos aprendan a aprender, aprendan a
hacer, aprendan a convivir y aprendan a ser1.

Los participantes enfatizaron que, el acompañamiento es una de esas características propias de la labor tutoral. Ramanan, Levy et al. (2002, 2004) lo describen como un proceso que debe ser formal para que sea efectivo, donde una persona con empatía, experiencia y conocimiento del área, bien valorado (el tutor) guía a otra, usualmente una persona más joven (el tutorado) para desarrollar y examinar sus propias ideas, su aprendizaje y su vida personal (por ejemplo, balancear su vida académica con la personal) y el desarrollo profesional (desarrollo de la carrera y la investigación) además de ayudarlo a ser independiente22,23.

En el grupo de discusión, se concluyó que, la labor del tutor es ser un guía para el alumno, lo cual según Byyny (2012) implica dedicar tiempo para ayudarlos a ser exitosos, aportar realimentación acerca de su desempeño y motivarlos a incorporar la cultura profesional, tradiciones y oportunidades24.

Los tutores de la FM pueden hacer un seguimiento del progreso del tutorado y guiarlo en la adquisición de herramientas y habilidades propuestas en su plan de acción, ya que son académicos asignados por la coordinación del PIT, del mismo ciclo anual que los tutorados. En el grupo de discusión se comentó que en los ciclos básicos, el alumno inicia con el desarrollo de las competencias propuestas en el Plan de Estudios 2010 y será al final de la carrera que se verán reflejadas las competencias adquiridas en el perfil intermedio I, perfil intermedio II y el perfil de egreso.

Se reconoció que, se debe redefinir el perfil del tutor de la Facultad de Medicina y realizar un proceso de selección de los tutores, y una evaluación para su continuidad en el programa, donde prevalezca la convicción por realizar esta actividad. Un punto más que se destacó fue la necesidad de actualizar el reglamento del PIT, para establecer más puntualmente las acciones que debe realizar el tutor, ya que se detecta una falta de homogeneidad en el desempeño del tutor, lo que puede derivar en una tutoría sin estructura que no cubra sus objetivos25,26.

De acuerdo con lo encontrado en este estudio y a lo reportado en la literatura internacional, puede decirse que, en la interacción tutor-tutorado existen diversos factores convergentes entre los que se pueden encontrar los conocimientos del tutor, la incongruencia en las expectativas de los actores, las incompatibilidad en la personalidades, dependencia emocional o profesional, pasividad de los participantes, tutores sin tiempo disponible27, entre otras. En el caso particular de la competencia que aquí se estudió, para incidir en su desarrollo, los tutores deben conocer la normativa de la institución.

En la sesión grupal, los tutores concluyeron que para apoyar al tutorado en el logro de la competencia 8, sería indispensable garantizar que se conociera y se entendiera el plan de estudios vigente, lo cual permitiría también contar con un panorama real de las exigencias y necesidades a las que se enfrenta el tutorado en cada año de la carrera.

La metodología empleada en este estudio permitió profundizar en la forma en que los tutores entrevistados perciben si la tutoría fortalece el desarrollo y crecimiento personal. Las respuestas de los tutores entrevistados muestran que no se tiene un conocimiento homogéneo acerca de esta competencia. En un estudio exploratorio previo10, los tutores refirieron realizar actividades de la tutoría que promueven el desarrollo de la competencia 8 de manera indirecta, como son: favorecer la adaptación al ambiente universitario, fomentar el desarrollo adecuado de actividades para superación académica; potenciar el crecimiento de sí mismo y concientizarlo sobre su responsabilidad en el proceso de enseñanza-aprendizaje, identificar necesidades que afecten el desempeño académico, y motivar la organización de actividades para mantener un ritmo de estudio apropiado; no obstante, es necesario continuar con esta línea de investigación y explorar el punto de vista de alumnos y las autoridades académicas. Todo esto con la finalidad de contar con un panorama más amplio que muestre el impacto de las tutorías en el desarrollo de esta competencia.

Conclusiones

La tutoría contribuye de manera indirecta al desarrollo de la competencia 8 «desarrollo y crecimiento personal» del Plan de Estudios 2010, ya que al finalizar el curso, los tutores refieren haber dirigido al tutorado para adquirir herramientas de desarrollo personal (planificar su trayectoria formativa, autoestima, manejo de las emociones, técnicas de aprendizaje, etc.). Se sugiere redefinir las estrategias hasta ahora implementadas en beneficio de los tutorados y se requiere de apoyo institucional, para que los tutores/profesores conozcan, comprendan y apliquen los programas académicos con actividades por competencias, así como talleres y cursos impartidos por especialistas acerca del abordaje de la tutoría para el desarrollo, crecimiento personal y foros de reflexión. Es necesario clarificar para el tutor y al tutorado los alcances y limitaciones de la figura del tutor, para que no se generen falsas expectativas, así como explorar el punto de vista de alumnos y las autoridades académicas para complementar la percepción de los tutores.

Responsabilidades éticas

Protección de personas y animales
Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos
Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado
Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Financiación
Ninguna.

Autoría/colaboradores

ELAB entrevistas, transcripción, diseño del protocolo, revisión de la información y articulación del manuscrito.
BRHZ entrevistas, contacto con tutores, diseño del protocolo, revisión de la información y articulación del manuscrito.
IVH entrevistas, análisis de resultados, diseño del protocolo, revisión de la información y articulación del manuscrito.
LAV transcripciones, diseño del protocolo, revisión de la información y articulación del manuscrito.
MBAA revisión de la información, diseño del protocolo y articulación del manuscrito.
NLRL transcripción, revisión de la información, diseño del protocolo y articulación del manuscrito.
RGG revisión de la información, diseño del protocolo y articulación del manuscrito.

Presentaciones previas
Ponencia presentada en el Congreso Internacional de Educación Currículum 2013 en Tlaxcala, México, del 26 al 28 de septiembre del 2013.

Conflicto de intereses
Los autores declaran no tener conflicto de intereses.


Agradecimientos
A los tutores que participaron en las entrevistas individuales como en el grupo focal. A la laboratorista Guadalupe Feria Segura por su apoyo en la transcripción de las entrevistas, a la profesora María Josefina Bolado Garza por la traducción al idioma inglés y corrección de estilo del texto en español, así como al biólogo Alfonso Velázquez Carranza por sus comentarios al escrito final.
La revisión por pares es responsabilidad de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Autor para correspondencia.
Departamento de Embriología. Facultad de Medicina. Universidad Nacional Autónoma de México.
Av. Universidad 3000, Edificio A, planta baja, Circuito Escolar CU,
C.P. 04510, Cd. de México.
Teléfono: 56232353.
Correo electrónico: elsalilianaa@yahoo.com (E.L. Aguirre Benítez).


Referencias

  1. DGOSE. Sistema Institucional de Tutoría para la UNAM Guía Coordinadores. 2012. [consultado 16 Oct 2016]. Disponible en: http://www.tutoria.unam.mx/sitetutoria/ayuda/sitUNAM.pdf
  2. Narro Robles J, Arredondo Galván M. La tutoría un proceso fundamental en la formación de los estudiantes universitarios. Perfiles educativos. 2013. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=13228259009
  3. Secretaría General. Facultad de Medicina. Tutorías ‘‘Internet’’. México: UNAM. 2012 [consultado 15 Feb 2015]. Disponible en: http://www.facmed.unam.mx/index.php?id contenido=0000pi tu&id sec=1.
  4. UNAM. Plan de Desarrollo Institucional 2011-2015. 2012. [consultado 28 Sep 2016]. Plan desarrollo.pdf.[consultado 12 Oct 2016]. Disponible en: http://www.planeacion.unam.mx/consulta/
  5. UNAM. Plan de Desarrollo Institucional 2015-2019. 2016. [consultado 5 Ago 2016]. Disponible en: http://www.rector.unam.mx/doctos/PDI-2015-2019.pdf
  6. DGOSE. Encuentro Universitario de Tutoría. 2010. [consultado 1 Abr 2011]. Disponible en: http://www.tutoria.unam.mx/EUT2010/memoriaEUT/conferencias/mesaEUT1.doc
  7. Rodríguez Espinar S (Coord), Alvarez González M, Dorío Alcaraz I, Figueroa Mazo P, Fita Lladó E, Forner Martínez A, et al. Manual de tutoría universitaria. Recursos para la acción. Barcelona: Octaedro-ICE; 2004.
  8. Ezcurra, AM. Los estudiantes de nuevo ingreso: democratización y responsabilidad de las instituciones universitarias. Pró-Reitoria de Graduac¸ão - Universidade de São Paulo, Brasil: Cuadernos de Pedagogía Universitaria; 2007. p. 58.
  9. UNAM. Plan de estudios. 2010. [consultado 12 Ago 2016.Disponible en http://www.facmed.unam.mx/gustavo/propuesta2/documentos/planes/mc/PEFMUN...
  10. Aguirre Benítez EL, Herrera-Zamorano BR, Ramírez López NL, Aburto Arciniega MB. La tutoría como actividad que fortalece el desarrollo y crecimiento personal del alumno en la Facultad de Medicina de la UNAM. Presentado en el Congreso Internacional de Educación Currículum Tlaxcala, México, 2013, 26 al 28 de septiembre.
  11. Merton R, Fisk M, Kendall P. The focused interview: a report of the bureau of applied social research. New York: Columbia University; 1956.
  12. Meneses J, Rodríguez D. El qüestionari i l’entrevista. S Fàbregues. Construcció d’instruments per a la investigació. Barcelona: Editorial UOC; 2011.
  13. Brito JG. Elementos no-técnicos para la conducción de un grupo de discusión. Empiria. Rev Metodol Cienc Soc. 1999;4:12-44.
  14. Kvale S. InterViews: An introduction to qualitative research interviewing. Thousand Oaks, CA, USA: SAGE Publications; 1996. p. 200.
  15. Hodder I. The interpretation of documents and material culture. En: Denzin NK, Lincoln YS, editores. Handbook of qualitative research. London: Sage Publications; 2000. p. 703-17.
  16. Denzin NK. The practices and politics of interpretation. En: Denzin NK, Lincoln YS, editores. Handbook of qualitative research. London: Sage Publications; 2000. p. 897-922.
  17. Morales Castillo JD, Varela Ruiz M. El debate en torno al concepto de competencias. Inv Ed Med. 2015;4:36-41.
  18. Bermúdez Morris R, Pérez Martín LM. Aprendizaje formativo y crecimiento personal. 2005 Ciudad de La Habana, Cuba [consultado 22 Abr 2016]. Disponible en: http://www.cubaeduca.cu/medias/pdf/5179.pdf
  19. Abreu Hernández LF, Cid García ÁN, Herrera Correa G, Lara Vélez JVM, Laviada Delgadillo R, Rodríguez Arroyo C, et al. Perfil por competencias del Médico General Mexicano Asociación Mexicana de Facultades y Escuelas de Medicina, A.C. México, 2008, Pág. 23 [consultado 23 Jun 2015]. Disponible en: http://www.esm.ipn.mx/documents/archivosparadocentes/documentos%20de%20a...
  20. Frei E, Stamm M, Buddeberg-Fische r B. Mentoring programs for medical students -a review of the Pub Med literature 2000-2008 BMC. Med Educ. 2010;10:32.
  21. Taherian K, Shekarchian M. Mentoring for doctors. Do its benefits outweigh its disadvantages? Med Teach. 2008;30:e95-9.
  22. Ramanan RA, Phillips RS, Davis RB, Silen W, Reede JY. Mentoring in medicine: keys to satisfaction. Am J Med. 2002;112:336-41.
  23. Levy BD, Katz JT, Wolf MA, Sillman JS, Handin RI, Dzau VJ. An initiative in mentoring to promote residents’ and faculty members’ careers. Acad Med. 2004;79:845-50.
  24. Byyny Richard LMD. Mentoring and coaching in medicine. The Pharos/Winter. 2012:1-3.
  25. Fornari A, Murray TS, Menzin AW, Woo Vivian A, Clifton M, Lombardi M, et al. Mentoring program design and implementation in new medical schools. Med Edu Online. 2014, http://dx.doi.org/10.3402/meo.v19.24570 (6)25.19.
  26. Rose GL, Rukstalis MR, Schuckit MA. Informal mentoring between faculty and medical students. Acad Med. 2005;80:3448.
  27. Pololi LH, Knight SM, Dennis K, Frankel RM. Helping Medical School Faculty realize their dreams: An innovative, collaborative mentoring program. Acad Med. 2002;77:377.

Ir al inicio del artículo

Copyright © 2016. Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Medicina